Ayer 12 de febrero por la tarde, con motivo de la reunión para la aprobación de los planes de austeridad presentados por la Troika con la intención de recibir el segundo rescate, alrededor de 100.000 personas de todas las edades se manifestaron pacíficamente en la Plaza Syntagma de Atenas. Mientras, un fuerte cordón policial impedía acercarse al parlamento y protegía el “normal” funcionamiento de la jornada parlamentaria.

Alrededor de las 6 de la tarde, un conocido y apreciado cantante del lugar, solicito a los agentes poder subir las escaleras del parlamento para, con un megáfono, dirigirse a la población. La respuesta de la policía fue gasearlo con lacrimógenos, lo que se convirtió en el detonante que dio inicio a la revuelta.

En el transcurso de la tarde la respuesta de la población se fue intensificando, varios edificios fueron incendiados, entre ellos varias entidades bancarias, comercios de franquicias internacionales e incluso ardió la oficina de la agencia tributaria y con ella una buena cantidad de documentos. Entre tanta piedra, botes de humo y cócteles molotov volando, pudo también verse algún que otro policía en llamas.

En la ciudad de Volos el ayuntamiento fue reducido a cenizas.

En Creta un grupo de unos 50 manifestantes tomaron la sede de una televisión e invadiendo su plató haciendo retransmisiones en directo.

En Internet la revuelta también tuvo su repercusión y Anonymous tumbó las páginas del Primer Ministro y de la Policía Helénica entre otras.

Twitter ardía tal y como lo hacía Atenas, cualquiera que siguiese el hashtag #EstamosConGrecia podía estar informado al minuto de lo que acontecía en las calles, sin embargo en España, todas las cadenas televisivas resumieron los hechos como unos “altercados” más, integrados en la ya normalizada parrilla de “altercados” acontecidos alrededor del mundo. Sin más. Sin mencionar el verdadero carácter de esta revuelta, porque hay que decir las cosas por su nombre; REVUELTA.

Todo ello se suma a algunos hechos más ocurridos días atrás, como la declaración de una importante parte de los cuerpos de seguridad donde aclaraban que no iban a golpear a su pueblo. O como el hospital que fue tomado por los trabajadores del mismo y declarado bajo poder del pueblo. Pero se pudo leer en Twitter, sin confirmar, que Europa apoyaba el dispositivo policial con el cuerpo “Eurogendfor“, policías antidisturbios europeos mandados por vete tu a saber quien, y que muy buenos no tienen que ser.

La población griega está viviendo una autentica pesadilla que, por iniciativa propia y por necesidad, se ha convertido ya en la revolución del pueblo. Los mismos ministros comunicaron que sería imposible parar la fuerza del pueblo tras comunicar las nuevas medidas de austeridad que se suman a las insoportables anteriores.

Mientras, en el parlamento, dejaban pasar las horas para así llegar a la media noche y hacer las votaciones, cuando ya se calculaba que habría menos gente en las calles. En los descansos se podía ver a los parlamentarios absolutamente despreocupados viendo por la tv el partido de fútbol que en ese momento se jugaba (Panathinaikos vs Xanthi).

Fue una verdadera lástima, lo repito, fue una verdadera lástima que no ardiera el parlamento con los tecnócratas neoliberales dentro.

Mientras, Merkel amenaza con sacar a Grecia de la Unión Europea. Que digo yo; ¿A que cojones esperan para hacerlo?

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...